La Fundación de Beneficencia de los Sagrados Corazones atiende desde el 26 de agosto de 1982 a niños, jóvenes y adultos mayores en vulnerabilidad social, trabajando desde el carisma de la Congregación de los Sagrados Corazones: Contemplar, vivir y anunciar el amor de Dios.